Menu
RSS

Habey Hechavarria PradoHabey Hechavarría (La Habana, 1969).

Teatrólogo, profesor, padre de familia, humanista. Licenciado en Artes Escénicas, por Instituto Superior de Arte (Cuba). Master en Ciencia, por Nova Southeastern University (USA).

Destino-web-22Habey Hechavarría Prado – www.TeatroenMiami.com

Las cosas del destino o las cosas del desatino pudieran ser lo mismo, o dos caras de una misma moneda cuando hablamos de una escritura dramática que ronda los artilugios, casi pirotécnicos, del absurdo. Y alguna comprensión semejante alumbró al entonces muy joven Rafael Spregelburd, en la actualidad un importante dramaturgo argentino, al titular su primera pieza. Destino de dos cosas o de tres, la obra en cuestión, regresó a la ciudad integrando la cartelera del TEMFest del presente año. Un proyecto osado del grupo Cirko Teatro, bajo la dirección de Alejandro Vales, posibilitó degustar de ese texto intrincado y, si se quiere, caprichoso, en la medida que lo es todo gesto vanguardista.

Iconoclasta pero no absurda, la obra mantiene una lógica subterránea que nunca extravía. La acción dramática, los diálogos y, por ende, el comportamiento de los personajes, poseen otra lógica diferente a la del sentido común, i-lógica pero no a-lógica o ausente. El discurso teje una historia tan disparatada como coherente mientras conforma un nuevo orden en la oscilación del kaos inicial al kosmos del final la obra. Porque un “azar concurrente” confirma el destino como acontecimiento teleológico. Un magnífico devenir dentro del argumento transforma lo fortuito en causalidad inesperada.  

Destino-web-6Una mujer y un hombre se encuentran en una estación de trenes. Quieren ir a algún lugar pero no van a ninguna parte. Son dos personitas de aspecto estrafalario que entablan, paso a paso, una relación desde la desconfianza y la confrontación física, hasta las mutuas confesiones personales, el flirteo, una aventura sexual, la superación del sufrimiento. Después fraguan una amistad que empieza a ser amor. Los eventos ocurren al ritmo de una verbalización delirante. De algún modo, estos dos desconocidos vencen sus pánicos y comprenden el extraño orden del mundo: el sentido del sinsentido. Los otros dos personajes que se les cruzan en el camino confirmar su “victoria” sobre el desastre cotidiano.

La puesta en escena conserva la densidad filosófica del texto. El vuelo simbólico incita a rastrear una clave que descifre la propuesta. Pero con suerte, advertimos, detrás de las contradicciones e incoherencias, un discurso verbal metafórico y edificante, un logos en la corriente del buen decir y las actuaciones mesuradas. Jessica Álvarez Diéguez y Alejandro Vales protagonizan la obra con la seguridad de quienes dominan su material de trabajo. Aunque fueron más eficaces en los acentos humorísticos que en los dramáticos, seducen y emocionan. Natalia Tarica y Zoe Vales representan, respectivamente, el Dueño y la Flor. La segunda tiene una aparición momentánea. La primera incorpora correctamente un personaje casi masculino, andrógino. 

Pese a la utilización de vestuarios monocromáticos, pertinentes elementos escenográficos y la sorpresiva aparición de un par de alas, la totalidad del diseño escénico, aunque funcional, tal vez sea el aspecto menos logrado de una representación que interactúa con las fuertes imágenes del texto. Por eso la visualidad del espectáculo demanda mayor encantamiento. En términos de objetos, formas, luces, relaciones espaciales y valores visuales, no se trata de muchos elementos ni de pocos, sino de lo justo respecto a la concepción simbólico-metafórica. En este caso, hablamos de una escritura compleja, de una mixtura posmoderna que promovió esta representación paradójica en el diálogo, metafísica en su tesis y estructuración del argumento, farsesca en los personajes y su interrelación, y lírica en la construcción literaria, en la palabra. Un verdadero reto de creación y producción.

Destino-web-31Textos de diferentes países hispanos se estrenan en nuestros escenarios. De esa manera recibimos una influencia que estimula el desarrollo teatral en la ciudad cuando nos llegan espectáculos, artistas que colaboran durante una temporada y otros que emigran trayendo su experiencia. En tal sentido, aplaudimos al Cirko Teatro porque, ahora desde la sala Teatro 8, lidera los esfuerzos por exponer con calidad obras significativas del prominente teatro contemporáneo argentino. El movimiento teatral más grande de Hispanoamérica puede hacerle (está haciéndole) muchísimo bien a la todavía emergente vida teatral de Miami.

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos