Menu
RSS

waldo bioWaldo González López (Las Tunas, Cuba, 1946)

Poeta, ensayista crítico teatral y literario, periodista cultural. Graduado en la Escuela Nacional de Teatro (ENAT) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana (Universidad de La Habana). Autor de 20 poemarios,  6 libros de ensayo y crítica literaria, varias antologías de poesía y teatro. Desde su arribo a Miami (2011), ha sido ponente y jurado en eventos teatrales y literarios internacionales. Merecedor de 3er. Premio de Poesía en el X Concurso “Lincoln-Martí” 2012. Colaborador de las webs: teatroenmiami.com (Miami) y Encuentro de la Cultura Cubana (España), Boletín de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (New York), y los blogs OtroLunes (Alemania), Palabra Abierta (California), Gaspar. El Lugareño, y el diario digital El Correo de Cuba (ambos en Miami).

el puerto de los cristales rotos Fotos Nobarte 1Por Waldo González López – www.TeatroenMiami.com

Fotos: Asela Torres y Nobarte

Estrenada durante el pasado Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami (FITH), El puerto de los cristales rotos tuvo su esperado regreso el pasado fin de semana en su ámbito idóneo: el Miami Dade County Auditorium, cenital coliseo del evento que, llegado el pasado año a su 31 edición, fundara, dirige y produce desde su creación el actor y realizador Mario Ernesto Sanchez, asimismo director de Teatro Avante.

   Y para alegría de quienes no pudimos visionarla entonces, ahora sí tuvimos la ocasión de disfrutar la pieza escrita por la argentina Patricia Suárez, dramaturga, narradora y escritora para niños, y el propio Mario Ernesto.

   Como bien se apunta en las Notas al Programa, la pieza aborda un hecho de notable interés histórico, inspirada en un trágico suceso acaecido en mayo 1939: el testimonio del viaje del MS St. Louis (Hamburgo-Habana) con 937 pasajeros, la mayoría refugiados judíos tratando de escapar de las garras de Hitler, hecho que, lamentablemente, aun ocurre en nuestros días, cuando (valga este ejemplo) diversos gobiernos latinoamericanos rechazan y deportan a miles de cubanos que luchan por escapar del Gulag cubano. Tal muchos de los fugados de la Isla, casi todos los refugiados judíos fracasaron en su intento de llegar a puerto seguro y debieron regresar a la aterradora Europa de Hitler, donde les esperaba la frustración y peor aún, la muerte.

DE LA PUESTA

El concepto artístico de Mario Ernesto asume, gracias a su excelencia técnica, tintes cinematográficos teñidos de poesía escénica en tonos y acordes evocadores de la época por las afortunadas propuestas del valioso equipo técnico: en primer lugar, la hermosa música original de Mike Porcel, apoyada por la escenografía y el vestuario del reconocido tándem integrado por Jorge Noa y Pedro Balmaseda, como el diseño de luces a cargo del talentoso Ernesto Padilla y la peluquería y el maquillaje de la también actriz Adriana Carbonell.

   En tal sentido, por su valiosa reconstrucción de aquellos aciagos momentos y su emblemático rigor general, la puesta evoca el mejor documental sobre el tema realizado en 1965: “El Fascismo común”, del cineasta ruso y discípulo de Serguei Eisenstein: Mijaíl Room, quien realizara esta magnífica cinta en dos partes a partir de materiales fílmicos extraídos de los archivos nazis, en la que empleara un inédito montaje, con el que el cineasta conduce al espectador desde el nacimiento del nazismo hasta su derrota.

  el puerto de los cristales rotos Fotos Nobarte 2 En cuanto a la actuación, sin duda, estamos ante un singular equipo de intérpretes que, dotados de notable praxis, convencen y vencen en sus respectivas entregas.

   De cualquier modo, destacan las parejas conformadas por Gerardo Riverón en su pesimista violinista Avram Berman y Alina Interián en su dúctil esposa, como Marilyn Romero en la actriz venida a menos Vera Kaufman y su consentido esposo Julio Rodríguez.

   Mas, plausibles resultan asimismo el capitán Gustav Schroder de Juan David Ferrer, el Otto Schiendick de Boris Alexis Roa y el Hans Goldenbereg de Carlos Acosta-Milián, todos en sus justas cuerdas.

   La poesía escénica, visualizada en el concepto artístico general de la puesta y reforzada por la hermosa música de Mike Porcel, como el crítico apuntara antes, dimensiona su poética con las breves pero decisivas apariciones del violinista Jorge Carlos Oviedo, interpretando idóneas melodías, y la presencia de las bellas adolescentes Amaya y Sienna Borroto, como las niñas judías.

   Solo dos aspectos apunto como mínimas manchas —“que hasta el Sol las tiene”, dixit José Martí—: el primero: la hermosa pero vasta escenografía, a partir de tubos (que bien sugieren la cubierta, la proa y la popa del MS St. Louis), por su dimensión y altas escaleras ralentizan el tempo de la puesta y, en consecuencia, los actores demoran en llegar a sus respectivos espacios donde dicen sus parlamentos; y el segundo: justamente por las distancias y las alturas a las que deben desplazarse los actores, en no pocas ocasiones sus voces no llegan a platea con la debida claridad.

   Mas, como expresé arriba, apenas son dos mínimas manchas que, de ningún modo, distorsionan la excelente puesta de Mario Ernesto Sánchez, quien, con esta atendible propuesta, continúa su reconocida labor creadora siempre apoyado en su valioso tándem, con el que ha realizado notables espectáculos que le han valido significativos lauros internacionales.

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos