Menu
RSS

waldo bioWaldo González López (Las Tunas, Cuba, 1946)

Poeta, ensayista crítico teatral y literario, periodista cultural. Graduado en la Escuela Nacional de Teatro (ENAT) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana (Universidad de La Habana). Autor de 20 poemarios,  6 libros de ensayo y crítica literaria, varias antologías de poesía y teatro. Desde su arribo a Miami (2011), ha sido ponente y jurado en eventos teatrales y literarios internacionales. Merecedor de 3er. Premio de Poesía en el X Concurso “Lincoln-Martí” 2012. Colaborador de las webs: teatroenmiami.com (Miami) y Encuentro de la Cultura Cubana (España), Boletín de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (New York), y los blogs OtroLunes (Alemania), Palabra Abierta (California), Gaspar. El Lugareño, y el diario digital El Correo de Cuba (ambos en Miami).

 

wgl-marisol-correaPor Waldo González López – www.TeatroenMiami.com

Al poco tiempo de mi llegada a Miami (junio de 2011) —descubrí en Internet diversos datos sobre Marisol Correa, destacada actriz, locutora y empresaria de las salas de Teatro Trail y Catarsis. Así supe de la existencia y el fértil laboreo de una de la más popular actriz y locutora colombiana de Miami.

   Poco tiempo después, un buen día la descubrí ‘en vivo y en directo’ en una función del Trail, donde la conocí —pues me la presentaron dos de mis queridos colegamigos: Sandra y Ernesto García: el laborioso y creativo dúo que hace posible la calidad de su muy reconocida compañía Teatro en Miami Studio— y le dije que quería entrevistarla, invitación a la que accedió…, sólo promisoriamente, pues, tras enviarle las preguntas y, cada tanto, insistirle en que me enviara sus respuestas, todo fue en vano, pues sólo hoy (martes 6 de este cálido y lluvioso junio de 2013), recibí una de las dos propuestas de entrevista enviadas por mí. Y es que también enseguida lo digo: sus extremas modestia y sencillez son antológicas, y más asombran, tratándose de una actriz y locutora, pero quienes la conocen como yo, muy bien saben igualmente que posee estas virtudes (¿o defectos?), pues esta espera que conté en pocas líneas, demoró meses.

  Por todo lo que cuento, para confeccionar esa segunda propuesta de entrevista, tuve que valerme de entrevistas y crónicas escritas y publicadas con y sobre ella. Así, entre las varias páginas leídas sobre la carismática colombiana, escogí la siguiente crónica de Gabriela Sáenz, destacada colega colombiana:

 

¿Quién no recuerda a la ‘Niña Margarita’ de «Dejémonos de vainas», hija de Renata y Juan Ramón, hermana de Teresita y Ramoncito? Durante 15 años, Marisol Correa hizo parte de la familia más recordada de la televisión colombiana y los colombianos la vimos crecer ante las cámaras. Cuando el programa terminó, Correa empacó sus maletas y partió hacia Estados Unidos a buscar nuevos horizontes. Allá se vinculó al equipo de trabajo de Caracol en Miami, donde desde 2001 acompaña a la colonia colombiana de la Florida en el programa «De regreso a casa», que se transmite diariamente en la frecuencia 1260 a. m.

Paralelo a este trabajo fue vendedora de programación de televisión en Centauro, empresa del cineasta colombiano Gustavo Nieto Roa. Pero esto no significa que haya cambiado la actuación por la locución o las ventas creó en Miami con sus 'cómplices', como suele llamar a sus amigos de teatro,  grupos y organizaciones, algunas para ella cumplieron su cometido en el momento y otras continúan haciendo parte de la cartelera de la ciudad como Teatro Internacional de Miami "TIM", “Arte y Parte”,  “CACHÉ” , Centro de Arte Cultura Hispano y Educativo en el Miami Dade College, North Campus, “Teatro Para Todos”, “El Bar de Teatro para Todos”, “Catarsis”, y "ArtMonia". Su dedicación a las artes escénicas y su cercanía al público le han valido varios premios y reconocimientos, a destacar la Proclama de la Ciudad de Miami, Premio Colombia (categoría Espectáculo), importante galardón de la comunidad migrante.

Tiempo atrás, Marisol añadió la faceta de empresaria cuando se convirtió en la propietaria del Teatro Trail, localizado en la muy popular Calle Ocho, emblema de la escena latina en Miami.

En entrevista con la emisora la W, de Miami, aseguró que era el cumplimiento de un sueño de toda la vida. Su idea, dice, es poner el teatro al servicio de la gente en especial los que no pueden asistir por el alto costo de los tíquets. Su sueño se está cumpliendo, más de 120.000 personas han visitado el Teatro Trail desde su reapertura en enero del 2011. Este número supera las expectativas en todo sentido, y se debe a los múltiples estrenos casi semanales e imponer, además del horario habitual de temporada, la función extra de las 10:30 pm, con otros espectáculos de distinto género y montaje, que mucho agradece el público, por traer los mejores humoristas y Stand Up Comedy de Latinoamérica.

En la Sala (Catarsis) —‘hermana menor’ del coliseo, a su lado—, ella concretó su acariciada idea de «poner el teatro al servicio de la gente», pues ambas salas se caracterizan por el constante bullir creativo. Además, Catarsis cuenta con "Live Streem", con lo que si el espectador no alcanza a llegar a la Sala, puede disfrutar los espectáculos desde la comodidad de su casa, mediante la tableta o teléfono inteligente. Así, de lunes a jueves puede hallar aquí una variada programación a solo un click "Microfonoabierto.tv" En Vivo.

  

Ahora, como en la anterior crónica, me valgo de otro trabajo publicado: un breve bosquejo histórico del Teatro Trail, escrito por la propia Marisol:

 

Soñar no cuesta nada es la frase repetida por todos, pero soñar y ver cómo se cristaliza ese sueño, se convierte en una responsabilidad que no permite siquiera pensar en desfallecer. Así lo siento. El Teatro Trail es un icono para la escena hispana de Miami: abierto en 1930 con capacidad para 430 personas y reconocido por la comunidad cubana, gracias a la constancia del gran actor y comediante cubano Armando Roblán, a quien no le bastaba por años escribir la pieza a presentar, hacer la escenografía, dirigir, hacer tres o más personajes y hasta encargarse de su promoción. Al retirarse Roblan (fallecido poco tiempo atrás, N. de WGL), el teatro sucumbió ante una inminente demolición: ahí entran entonces a remodelarlo los señores del Latin Quarter Cultural Center, quienes con su dedicación lo dejan, como decimos las señoras, como una tacita de plata, pero también son víctimas de la arrolladora crisis que como siempre arranca por donde no debiera: por el arte y sus espacios.

   

wgl-marisol-correa-4

No fui la única en ver la hermosa marquesina del teatro mientras esperaba en medio del tedioso tráfico de la Avenida 37 y la mundialmente famosa calle 8. La marquesina apagada, anunciando un espectáculo pasado y un teléfono que nunca funcionó, me miraban con deseo, o así lo sentía, mientras yo… ahí, con mi socio, amigo, compañero y amante Jorge Angulo, quien me escuchaba sin chistar mi cantaleta del «¿Por qué ese, justo ese teatro está vacío, teniendo yo tantas ideas que desarrollar? Y ahí mismo es, desde donde hoy les escribo, con la diferencia que ahora veo el caos vehicular desde adentro. No hay día que estemos limpiando o haciendo algo afuera que no pase alguien y grite desde su carro: ‘Oyeeee, chicaaa, cuándo abren? I saw my first movie there… (Yo vi mi primera película ahí, ¡ahí fue donde el viejo me trajo a ver mi primera obraaaa!) y, al cambiar el semáforo, la voz y el recuerdo se van con la esperanza, que es la misma nuestra: abrir pronto las puertas para desarrollar un modelo que genere, además de satisfacciones artísticas, satisfacciones económicas, ya que estas últimas nos garantizan la continuidad en la sala.

   Los que me conocen o mejor, los que nos conocen, saben que estaremos en la puerta esperándolos y, aunque la frase suene a cliché, les pido el favor de venir y al unísono gritar: ¡Que se abra el telón!  

  

  
 En torno al programa radial «De regreso a casa», revista de Radio Caracol 1260 AM, «salió al aire por primera vez hace 20 años» y —para decirlo con el colega Arturo Arias-Polo (en su reportaje publicado en El Nuevo Herald)— «sigue entreteniendo a los oyentes con sus humoradas sin escatimar información de última hora».

   Marisol es otra de las luces cenitales de ese popular espacio radial, donde presta su carisma y humor a su personaje Alma Niurka Mejia (la cubana con posiciones políticas muy radicales), creado por ella,  asimismo incorpora a Juliana, la clásica empleada doméstica colombiana llegada a Estados Unidos en busca de oportunidades, como también su otra criatura: Tibisay Rodríguez, la periodista venezolana que nos mantuvo al tanto de cuanto le ocurría al fallecido presidente Hugo Chávez y sigue informando ahora sobre Maduro, hay más personajes (a los que da vida diariamente), llamados Diane, Modesta Rivarola, Bastantonia del Traseiro, Felipa Infiel, Almudena Santamaría, Dora la investigadora entre otros.

 

EL HOY Y EL MAÑANA DE MARISOL

Infatigable, no sé cómo puede hacer tanto en el escaso tiempo de las casi 24 horas cotidianas, en las que parece no detener su gigantesco laboreo creador de cada día, pues, aparte de todo, es madre de una preciosa adolescente que Mayra y yo hemos visto en el Trail, ayudando, como corresponde, a su madre.

   Pero, tal muchos saben, resulta asombrosa su capacidad de realizar mil y unas tareas cotidianas. Mas, como ante todo, ama la actuación, a menudo lo hace, y con brillantez. La más reciente prueba de su excelente desempeño es la exitosa obra Monólogos de la vagina, de la norteamericana Eve Ensler, donde dirigida por otro incansable: el realizador venezolano Manuel Mendoza, tanto Marisol, como la venezolana Alba Roversi y la cubana Judith González (Magdalena La Pelúa), hicieron reír a mandíbula batiente al público que asistió a las pocas funciones que muchos esperan regresen a este, uno de los coliseos más queridos y concurridos de Miami.

   Por último, confieso que titulé estas líneas «Marisol Correa: El talento, la gracia y el entusiasmo», sólo me faltó una palabra: aliento, porque cuando le pregunté: Marisol, ¿cuál era el paso a seguir?, sin titubear respondió: «¡Ahora es cuando

apenas comienzo a trabajar!»

 

wgl-marisol-correa-1OTRAS VOCES, OTROS ÁMBITOS SOBRE MARISOL

Colombia, como bien expresó un colega, «vio crecer física y profesionalmente a Marisol Correa, que desde los 10 años interpretó a Margarita Vargas, “la hija mayor de los hogares colombianos”. Para Marisol los estudios de televisión fueron su guardería. Su papá era técnico en Inravisión, mientras ella deambulaba entre luces y cámaras, colaborando ocasionalmente como generadora de aplausos o extra sin parlamento. A los 9 años, cuando faltó una pequeña actriz, Marisol tuvo su oportunidad. Así empezó su carrera artística que la llevó a participar de producciones como «Pequeños gigantes» y «Quieta Margarita». Anhelando nuevos rumbos y apoyada en su incansable chispa creativa, se radicó en la Miami de 1999.   

   “Los primeros años acá fueron muy duros”, recuerda Marisol, quien se define hoy como una ‘todera’. Es madre, ama de casa, actriz radial y promotora cultural. Marisol reparte su tiempo en atender a su hija de 6 años, preparar eventos culturales para la audiencia latina y arrancarles risas a los oyentes de Radio Caracol Miami, muchos de los cuales no saben que la voz detrás tras los personajes del exitoso magazín De regreso a casa es la inolvidable Margarita Vargas, la hermana de ‘Ramoncito’, la hija de Renata y Juan Ramón.

   Así, de acuerdo con lo leído por el periodista, Marisol Correa se inició en la televisión con apenas 10 años, en programas infantiles, novelas y seriados, con su personaje Margarita en la comedia Dejémonos de vainas, serie que cautivó a Colombia, ya que se mantuvo en el aire durante tres lustros, por lo que conquistó el difícil galardón de la comedia más popular en su país.

 

ESTUDIOS

Graduada de la primera promoción del Laboratorio Actoral (Universidad Nacional de Colombia), como también de Expresión Corporal (Escuela del Distrito), además hizo estudios de Voz y Dicción (Teatro Libre de Bogotá), pasó el Taller del Cuerpo (Teatro La Baranda) y el de Clown (Teatro Popular de Bogotá).

   Psicóloga no graduada de la Universidad Santo Tomás de Aquino, cursó  asimismo un Postgrado en Cine y Televisión (Universidad “Jorge Tadeo Lozano”, Bogotá). Reconocida como mejor Actriz de Reparto en el Festival de Cine de Cartagena con un Premio «India Catalina», por su excelente actuación en Quieta Margarita, sería asimismo nominada al lauro «Simón Bolívar», por Destinos cruzados. En su filmografía, destacan las cintas: Dejémonos de vainas, Shampoo, Camino cerrado, Quieta Margarita, El mayordomo y La hija de nadie.

 

FINAL

Tras esta «circunvalación» por nuestra querida colombiana (en la que me he valido de aproximaciones de varios colegas), sólo me resta añadir un tópico que completa su imagen como ser humano, y que es, por cierto, una opinión no sólo mía y de mi infaltable Mayra, sino de todos los teatristas, amigos y conocidos que, por conocerla in situ, la tienen entre sus más cercanos: Es una excelente amiga y una incambiable persona.

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos