Menu
RSS

waldo bioWaldo González López (Las Tunas, Cuba, 1946)

Poeta, ensayista crítico teatral y literario, periodista cultural. Graduado en la Escuela Nacional de Teatro (ENAT) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana (Universidad de La Habana). Autor de 20 poemarios,  6 libros de ensayo y crítica literaria, varias antologías de poesía y teatro. Desde su arribo a Miami (2011), ha sido ponente y jurado en eventos teatrales y literarios internacionales. Merecedor de 3er. Premio de Poesía en el X Concurso “Lincoln-Martí” 2012. Colaborador de las webs: teatroenmiami.com (Miami) y Encuentro de la Cultura Cubana (España), Boletín de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (New York), y los blogs OtroLunes (Alemania), Palabra Abierta (California), Gaspar. El Lugareño, y el diario digital El Correo de Cuba (ambos en Miami).

 

IvetteColibri035Por Waldo González López – www.TeatroenMiami.com

               

La nueva edición del Global Cuba Fest presentará a la cantante cubana, el 9 de marzo en el Miami Dade County Auditorium

 

La colegamiga periodista cultural Nancy Lescaille anunció, poco tiempo atrás, en la emisora capitalina Radio Cadena Habana, una noticia en verdad excelente, no solo para quien ahora escribe esta crónica/artículo, sino para cientos de fans que, aquí y allá, admiramos a Ivette Cepeda, la más gustada cancionera de la Isla desde el último lustro. La aplaudida cantante le confesó entonces que su nuevo CD Milagro, estaba en su fase de posproducción.

   La muy artista le dijo, además, que ya había concluido el proceso de edición del documental Ivette Cepeda, una cubana en París, grabado, con su grupo Reflexión (dirigido por el integral compositor, arreglista y guitarrista José Luis Beltrán), en la Ciudad Luz, durante su actuación en el teatro del Centro de las Artes de la comuna de Enghien-les-Bains.

   Mi estimada Nancy la definiría entonces con razón como «La voz encantada de Ivette Cepeda», pues todas sus presentaciones cautivan a los más diversos auditorios —tal se demuestra no solo en la Isla, sino en el resto de  los escenarios internacionales— en los que ha conquistado a los espectadores de todas las edades y gustos estéticos.

   Con realización de Dominique Roland —director del Centro de las Artes galo—, en apenas veintiséis minutos, el documental se centra en la artista cubana que, en diciembre de 2011, deleitó al difícil público francés en concierto único con lo mejor del repertorio musical de la Isla. En la bien recibida obra audiovisual, se mezclan imágenes del París de los ‘20s y ‘30 del siglo pasado, con otras originales de Rita Montaner, Bola de Nieve y Edith Piaff, todas acorde con las excelentes interpretaciones de Ivette Cepeda, quien de tal suerte rinde homenaje a estas glorias de la música cubana, francesa e internacional.

 

UN NOMBRE, UNA VOZ, UN ESTILO  

Si al inicio de estas líneas el columnista hubiera escrito Ivette de la Concepción Cepeda Quevedo, los ciberlectores no sabrían que me refiero al nombre artístico de «Ivette Cepeda», cuya sola mención enseguida revela en Cuba y otras geografías a la muy talentosa cantante, nacida en la musical ciudad de Sancti Spíritus, cuna de tríos.

   Licenciada en Psicología y Pedagogía, sin embargo, desde pequeña, amaba la música; pero un día no pudo más, y redirigió su existencia hacia su personal goce y realización, sino también para el deleite y la alegría de todos los que, apenas la escuchan, prefieren su voz y su estilo.

   Y ahora viene lo bueno: Tras presentarse en otros espacios internacionales y nacionales, por fin la gustada artista, cumpliendo con sus cientos de fans cubanoamericanos en Miami (quienes la conocen por las redes sociales), cantará en la Ciudad del Sol, por primera vez , invitada por  Ever Chávez y su valioso proyecto Fundarte.

   Tal expresé en reciente entrevista (en esta columna de teatroenmiami.com), el incansable promotor cultural fue galardonado por la Knight Foundation. Y es lógico, porque el alto reconocimiento entraña el necesario espaldarazo a la importante entidad guiada por su experimentada praxis, además de que corrobora que, de ningún modo, ha sido, es ni será en vano el esfuerzo del productor en su extensa e intensa labor de promoción del mejor arte cubano en Miami, toda vez que, entre otros méritos, tiene en su haber diez temporadas del Global Cuba Festival. En este significativo evento, se aúnan muy diversas presentaciones de creadores y agrupaciones que, en varias manifestaciones, descuellan en las dos orillas.

   Pero hay más: por la propia cantante, a través de Facebook, meses atrás sería confirmada la excelente noticia, ya que muchos emigrados cubanos residentes en la ciudad, le han solicitado por esta concurrida red social su presencia en la internacional urbe. Cierto, cientos de sus fans cubanoamericanos la han «descubierto» a través de Youtube, donde han podido apreciar, en varias de las canciones interpretadas por ella, su altísima calidad, sustentada en su hermosa voz de mezzosoprano, como en la pasión que pone en cada interpretación.

 

DE UNA OPINIÓN AUTORIZADA

No pocas voces autorizadas han manifestado sus opiniones sobre la valía de Ivette. Así, ahora les presento a la Premio Nacional de Música, Marta Valdés (La Habana, 1934), prestigiosa compositora, guitarrista e intérprete de sus propias obras, quien —iniciada como idónea autora en 1955 con su antológica canción Palabras— expresó sobre el probado y comprobado nivel de Ivette Cepeda:

 

[…] trataré de poner en claro mis apreciaciones acerca del arte que han venido prodigándonos, de un tiempo a esta parte (para hablar en buen cubano) la cantante Ivette Cepeda y el grupo Reflexión: cinco músicos capitaneados por el guitarrista y compositor José Luis Beltrán. Para muchos no es un secreto que, dondequiera que se anuncia la presencia de estos artistas, el espacio se hace insuficiente; cualquiera sabe que las copias caseras de las pocas ediciones discográficas (por no decir que solo conozco una) donde se registra su trabajo, se han convertido en un regalo espléndido entre personas de todas las profesiones, oficios y edades. Ivette Cepeda viene al encuentro de quienes se le acerquen, animada por la necesidad imperiosa (para hablar, otra vez, en buen cubano) de hacer evidente aquella fuerza o aquel costado sutil, aquella verdad como un templo o aquel recoveco engañoso que ella descubrió en esta o aquella otra canción y que había pasado inadvertido, más de una vez, rozando nuestro oído para —ahora— hacer resonar una campanada y alertarnos (añorado Maestro Guzmán) de que, algunas veces sí se puede «tener conciencia y corazón». Las verdades               —clarísimas— que Ivette Cepeda acierta a descubrir en las canciones, saben que no van a necesitar llegarnos a gritos. La voz puede mostrar  todo el poderío de que es capaz y, también, acercarse a cada uno de los mortales —cara a cara— con la intensidad precisa, o mostrarse cercana al susurro sin perderse del mapa, siempre a partir del don prodigioso de un canto conquistado a pulmón, que se hace reconocer como inconfundible. Los músicos de Reflexión vienen de su mano a nuestro encuentro, enterados de todo cuanto ella (maestra al fin) se ha propuesto  hacernos saber. El tejido instrumental uno y múltiple, siempre variado, hace rebotar las luces que la cantante trae para repartir y, al hacerlo por turnos, el teclado, el bajo, las percusiones y las guitarras se acercan en sus solos a extremos casi virtuosos que nunca, sin embargo, llegan a transgredir la ética del verdadero concertante. Llegado el momento de las confesiones y en pleno uso de mi derecho a militar en el bando de los espectadores, aplaudo.

 

OTROS CRITERIOS:

Digna Guerra, notable directora del Coro Nacional de Cuba y otras agrupaciones vocales, galardonadas en eventos internacionales, aseveró: «Nos encanta Ivette, es dramaturgia de la canción, es vital y te hace sentir que la canción es de ella, es muy temperamental, es entrega total al texto, nuestras mayores felicitaciones».

   Alfonso Llorens, vicepresidente primero de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en la filial de Matanzas, dijo:

 

Soy compañero de Ivette porque pertenecemos al mismo catálogo de Musicalia y, desde mi puesto de colega como cantante, puedo asegurar que es una de esas intérpretes de las que ya lamentablemente en Cuba se ven poco, unas porque no han tenido la suerte de ser divulgadas, y otras porque en la actualidad el mercantilismo las hace cantar números que dejan mucho que decir. Sin embargo, Ivette ha sabido ganarse el espacio preferencial de los que amamos la buena música. Ella no ha desmayado a las presiones comerciales, y ha hecho un repertorio exquisito, al cual le ha sacado frutos, porque con esa voz maravillosa ha logrado implantar eso que se ha perdido en el mayor por ciento de los artistas: el gusto de un repertorio. Pronto la tendré como invitada en mi Peña aquí en Matanzas y, para mí, será un día muy especial y feliz poder compartir el escenario con quien considero una de las intérpretes cubanas que más admiro y aprecio, en la que se unen voz, estilo, interpretación, buen gusto y sencillez humana. Gracias, Ivette, por demostrar lo que eres y por darnos ese regalo día a día. Gracias por existir.

 

MI TESTIMONIO PERSONAL

En lo que respecta al cronista (quien creó y tuvo a su cargo, durante dieciocho  años, cinco tertulias en importantes entidades culturales capitalinas, como los Museos Napoleónico y de la Música: y el Centro Cultural-Comercial Arte Habana), cuando la conocí personalmente, corroboré lo que ya había intuido de su carácter y personalidad.

   Por eso, ahora, les puedo decir más a los ciberlectores: siempre con su frescura, sencillez y calidez la acercan aún más a todos. Dueña de los dones y la gracia de lo genuino, la auténtica Ivette Cepeda no necesita aspavientos, poses, ni nada que sea ajeno al verdadero arte de la canción, del que ella es dueña indudable.

   Así, desde la primera y breve charla que tuve con la cantante, antes de su exitoso concierto —ofrecido durante la XXFeria Internacional del Libro en el céntrico Pabellón Cuba de La Rampa, El Vedado— la descubrí como luego la corroboraría: siempre tan sencilla, afable, cercana, como en todas sus presentaciones públicas en cualquier medio: televisión, teatros, museos y peñas.

   Por ello, esa tarde —cuando (previo a su concierto) la invité a mi tertulia «Añorado Encuentro»— «apresó»al público, por tales cualidades, lo que solo poco después repetiría, como explico a continuación.   

   Así, a solicitud mía, por teléfono y por e-mails, ella me contaría algo de su vida y me envió apenas un mínimo currículum, al que yo añadí otros datos que conocía por entrevistas en Internet. De tal suerte, supe más de ella:

   Maestra de profesión, desde muy joven Ivette Cepeda se inclinó por el canto, pero a partir de la década de la pasadacenturia comenzó su carrera de solista en centros turísticos de la capital cubana. También actuó con el cuarteto Sello Cubano y la Orquesta Havana Jazz Band, en contratos exclusivos con la cadena hotelera Sol-Meliá.

   Ha cantado, además, en espectáculos musicales y de variedades, presentados en escenarios de diversos países (Nassau, Alemania, España y otros del continente africano).   

   En el 2006 inició la que enseguida sería su exitosa carrera como peculiar solista. De tal suerte,, realiza una gira de cinco meses en el crucero «Blue Moon» por el Mediterráneo y el Mar Báltico. En el propio año obtiene el Primer Lugar en el Concurso de Interpretación «Boleros de Oro» y realiza el concierto Estaciones, de donde surge su primer disco homónimoque le ha posibilitado gran reconocimiento y popularidad. Asimismo, ha sido cantante invitada del ballet de Lizt Alfonso, en el gustado espectáculo Escenas de vida y en el programa que la compañía presentó en el Festival de Fort de France (Martinica, 2010).

   Como podrán percatarse los ciberlectores, la trayectoria de Ivette Cepeda como cantante más que extensa (comenzó menos de dos décadas atrás), es muy intensa.

 

IVETTE EN CONCIERTOLA MAGIA DE IVETTE

Descubrir su magia —tal me aconteció a mí— es un hecho cultural trascendente. Escuchar y disfrutar a Ivette Cepeda, además de una inigualable experiencia, es siempre como si el mundo se transformara bajo la asunción de su encanto. Algunos colegas han destacado en ella su madurez vocal y artística, su dominio de la escena, su fácil comunicación con el público y sus logradísimas versiones de canciones que, si bien algunas son muy conocidas, en su voz devienen distintas, nuevas.

   Mucho puede decirse de esta talentosa y carismática artista, pero yo prefiero destacar, en primerísimo lugar, la modestia, la sencillez y la bonhomía, altas cualidades de esta creadora que ama, por sobre todas las cosas, interpretar canciones cubanas y de otros ámbitos, solo con la condición que posean un requisito exigido por ella: que toquen hondo su sensibilidad y que alcancen su alma, por la letra y la música.Así lo expresó en mi mencionada Tertulia, cuando leí un breve texto de presentación y luego la entrevisté brevemente, para beneplácito del público.      

   Con tan mínimas pero rigurosas exigencias, basta. Con ellas, nuestra Ivette Cepeda, como en un acto de magia y poesía (o mejor: con la magia de la poesía), alcanza sus gustadas entregas con las que, invariablemente, cautiva a su cada vez más numeroso público que abarrota cualquier especio donde se presente.

   Y esta es una cualidad que, como ella y su voz —hoy una de las más seguidas y gustadas— solo logran quienes cantan y hacen disfrutar a un nutrido público de varias generaciones: desde niños y adolescentes hasta jóvenes y mayores.

   A algunos les recuerda su timbre a las de grandes, míticas voces, como las de Olga Guillot, Elena Bourke... A otros, les sugiere los de cantantes de otros ámbitos.

   Al margen de tales criterios (válidos todos), pienso que Ivette Cepeda, con su excelente voz, sin un ápice de vibrato, posee un estilo inconfundible que, gracias a su máxima calidad a toda prueba, resulta sui generis, peculiar, propio, para finalmente, y en breves palabras, donarnos su impronta: el genuino estilo de Ivette Cepeda.

   Y si a todo ello, añadimos su «ángel» y su carisma, tendremos ya todas sus características por las que, cada vez y siempre, ella transforma su magia en el oro de lo más genuino: la poesía de la mejor canción y de la más auténtica cubanía.

   En fin, los cubanos de esta otra orilla, gracias a Fundarte y Ever Chávez, descubrirán, in situ, a quien en febrero de 2011 denominé el insólito fenómeno de la canción cubana: Ivette Cepeda.

 

PARA CONOCER MÁS DE IVETTE CEPEDA

Es una artista que trabaja diversos géneros musicales como el son, el bolero, el  jazz, el  bossa  nova, la canción y la fusión entre los mismos, con un amplio  repertorio que aborda la música de los importantes compositores internacionales: Cole Porter, Gershin, Vinicius de Moraes, Tom Jobim, Caetano  Veloso, Agustín  Lara, Rafael Hernández, Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat, así como los cubanos: Miguel Matamoros, Juan Formel, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Vicente Feliú, Amaury Pérez, Liuba María Hevia,Orlando Vistel, Alberto Pujol, Adiane Perera, Fernando Aramis, David  Álvarez, Kelvin Ochoa, Raúl Torres, Lino Lores y otros.

   Sus comienzos como solista en 1991 fueron en los centros turísticos Neptuno-Triton (La Habana). En 1994 realiza una gira por varios países de África con el grupo Raíces Cubanas

   Entre 1994 y 1998 trabaja con el cuarteto Sello Cubano, de Orlando López,  Cachao, y en la inauguración de los Hoteles Copacabana (con un repertorio de más de ochenta temas brasileños) y Meliá Cohíba, junto a los también maestros Frank Emilio y Tata Güines, rememorando al grupo Los Amigos, fundado por ellos en 1950 (semilla del proyecto Buenavista Social Club).

   Entre 1995 y 1998 integra los  espectáculos del grupo Manguaré, A Pleno SonLo Mejor de Cuba, en el Teatro Carlos Marx, con la orquesta del Teatro Musical de La Habana, dirigidos por el maestro Eduardo Valdés Rivero.

   Integra el elenco de la superproducción cubana-bahamesa Caribe, dirigida por Luis Hidalgo y Frank Olivera, y realizada especialmente para el Cristal Palace de Nassau (1998-2000).

   En 2001 comienza como solista vocalista con la Orquesta Havana Jazz Band, en el Meliá Cohíba y, al año siguiente, forma parte del espectáculo Buenavista Salsa Habana, dirigido por Frank Olivera, con el que se presentó en el Teatro Deutche, en Munich, Alemania.

   En 2003 integra el elenco de Habana Show, dirigido por Rafael Hernández, en el Cabaret Parisién, del Hotel Nacional de Cuba.

   Dos años más tarde, realiza una gira por varias ciudades de Honduras y Ucrania, con el espectáculo Habana Mía, dirigido por Frank Olivera, manteniéndose en cartelera del Salón Rojo, del Hotel Capri.

   Durante 2006, es solista en el Crucero «Blue Moon» de la Compañía Pullmantur  por el Báltico y el Mediterráneo, acompañada por el grupo Traje Nuevo, de Carlos Céspedes. En ese mismo año se presenta en el Concurso de Interpretación «Boleros de Oro», donde obtiene el Primer Lugar, lo que le permitió posteriormente integrar el elenco de estrellas del bolero en el Café Concert Gato Tuerto.

   En 2007, integra el espectáculo Son del Trópico, con el que realiza una gira por el norte de España.

   En noviembre de 2008, se presentó en su primer recitalen solitario Estaciones, en el Teatro del Museo de Bellas Artes, dirigido por el afamado realizador Lester Hamlet. Mientras, en diciembre de ese año, estuvo invitada en el concierto de Raúl Paz, del Teatro Karl Marx

   En el 2009, sus compromisos artísticos alcanzaronun mayor auge, además de suspresentaciones en programas estelares de la televisión y la radio cubanas.

   En febrero del 2009, formó parte, como invitada, en el Teatro Karl Marx, delespectáculo de la destacada directora Lizt Alfonso Escenas de Vida, donde compartió el rol protagónico de solista-vocalista con Ele Valdés, del grupo Síntesis.

   De mayo a junio del 2009, realizó una gira por Dinamarca, Alemania y Suiza, junto con el grupo Reflexión, y fue figura invitada en el ya conocido Festival Son de Cuba, realizado en dichos países durante años, compartiendo escenario con otros músicos cubanos, como David Álvarez. Durante agosto presentó su espectáculo “Sin tu permiso Sabina”, en la Sala Atril del Teatro Kart Marx.

Otros eventos en el 2010, fueron: Gira Nacional del Concierto “Estaciones”.

Lanzamiento del disco homónimo y Gira por Europa, Canadá, Japón y Argentina con su grupo Reflexión, como la preparación de un nuevo disco con la disquera PM Records, en colaboración con el cantautor Pablo Milanés.

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos