Menu
RSS

waldo bioWaldo González López (Las Tunas, Cuba, 1946)

Poeta, ensayista crítico teatral y literario, periodista cultural. Graduado en la Escuela Nacional de Teatro (ENAT) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana (Universidad de La Habana). Autor de 20 poemarios,  6 libros de ensayo y crítica literaria, varias antologías de poesía y teatro. Desde su arribo a Miami (2011), ha sido ponente y jurado en eventos teatrales y literarios internacionales. Merecedor de 3er. Premio de Poesía en el X Concurso “Lincoln-Martí” 2012. Colaborador de las webs: teatroenmiami.com (Miami) y Encuentro de la Cultura Cubana (España), Boletín de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (New York), y los blogs OtroLunes (Alemania), Palabra Abierta (California), Gaspar. El Lugareño, y el diario digital El Correo de Cuba (ambos en Miami).

 

IMG 1821Por: Waldo González López – www.TeatroenMiami.com

Fotos: Zoraida V. Fonseca

 

Genuina actriz (que ha demostrado su talento y vis cómica en las recientes puestas que he visionado, en las que ha interpretado distintas criaturas), esta ocasión la venezolana Gledys Ibarra, tras escribir la pieza para los “peques” El árbol de chocolate, ahora la dirige en Teatro 8. En otras palabras, se lanza al ruedo en la difícil escena destinada a los pequeños y sale ganando, pues ellos la disfrutan.

   Sí, arriba escribí difícil, ya que en esta compleja manifestación escénica (descalificada de tonta y elemental por algunos ignaros, sin fantasía), los  actores se lo juegan todo y, en este caso triunfan (como en Pinocho, el musical, también en la cartelera de Teatro 8), porque actúan con su organicidad, capacidad lúdicra y sensibilidad enhiestas.

   Sucede que los “locos bajitos” (que canta Joan Manuel Serrat) —con su sincera espontaneidad que ignora los pruritos hipócritas— si no gustan del espectáculo que les ofrecen, lo rechazan, se aburren, no quieren seguir sentados en su butaca y exigen a los padres irse, abandonando la función... Pero bajo la sombra de este achocolatado árbol eso no sucede, sino todo lo contrario. Veamos:

   La sencilla fábula de la pieza acontece en Pueblo Verde, imaginario ámbito donde los lugareños se sustentan gracias a la fábrica de chocolates, que los hace felices. Pero un día, todos ven amenazada su paz con la llegada de unas brujas que quieren dominarlos con una pócima en los bombones.

    Mas, como todos los buenos cuentos que en el mundo han sido, son y serán, esta obra tiene un final feliz. De tal suerte, el maleficio perderá su efecto al unirse los vecinos, y las malvadas se transformen en seres nobles que comparten la tranquila existencia como buenos vecinos.

   Tal es la trama de El árbol de chocolate, sencilla pieza escrita y dirigida por Gledys Ibarra, y muy bien interpretada por un lúcido equipo integrado por los muy capaces Elizabeth Lazo, Mercy Jiménez, Mariel Pini, Mercedes Ruiz, Eduardo Wasvelier, Pedro Pablo Porras (El Árbol), Miriam Benard y Andrés Mejía (delicioso su proverbial Piri Piri), en fin, todos muy convincentes en sus carismáticos personajes, entregados al público de chicos y “grandes” que tanto  ríe y disfruta, en particular con las peripecias y locuras, bailes y diálogos reguetoneros de las simpáticas brujas que, antes malas, devienen por la magia escénica en sencillas muchachas.    

   Otro punto de valía: texto y puesta resaltan la solidaridad y el amor, el respeto y la amistad de una forma muy divertida y amena, gracias a las constantes “diabluras” que ganan al público con acciones físicas, acordes con el niño que llevamos dentro y que, en la indetenible función, sale a flote, porque regresamos a La Edad Dorada de la Infancia, junto a los chicos que nos rodean en la acogedora platea del coliseo.

   La prueba al canto: el último domingo asistí a la función y comprobé lo que digo arriba. Así, pude ver cómo las jóvenes mamás disfrutaban tanto como sus chicos, atentas a la movida trama de sencillos enredos y divertidos dislates. 

   Entonces, estimado ciberlector: el próximo fin de semana, lleve a su niño(a) al Teatro 8 y constatará lo que le digo. Le aseguro que ambos se divertirán de lo lindo.  


FOTOS

 

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos