Menu
RSS

El puerto de los cristales rotos tragedia en las costas de La HabanaArturo Arias Polo - El Nuevo Herald

En 1939 el buque MS St. Louis zarpó del puerto de Hamburgo rumbo a La Habana con 937 pasajeros a bordo, en su mayoría judíos, que escapaban del nazismo. Salvo a unos pocos, al grupo no se le permitió desembarcar, y tuvo que regresar a su punto de origen.

El hecho inspiró a El puerto de los cristales rotos, drama original de Mario Ernesto Sánchez y Patricia Suárez, que se estrena en la tercera y última semana del 31 Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami.

Las funciones ocuparán el Carnival Studio Theater del Adrienne Arsht Center for the Performing Arts desde el 21 hasta el 24 de julio.

La producción de Teatro Avante está dirigida por el propio Mario Ernesto Sánchez.

Cuenta con las actuaciones de Gerardo Riverón, Marilyn Romero, Juan David Ferrer, Alina Interián, Julio Rodríguez, Carlos Acosta Milián, Boris Alexis Roa, y la participación especial del violinista Jorge Carlos Oviedo. Las niñas Amaya y Sienna Borroto también figuran en el elenco.

El director explicó que desde hacía más de 10 años estaba tratando de encontrar un dramaturgo con quien escribir un texto en el que pudiera expresar su opinión sobre “este tema tan engorroso e inhumano que, tanto en Cuba como Estados Unidos, lo han tratado de borrar de la historia”. Finalmente, contó con la colaboración de la multipremiada escritora argentina Patricia Suárez.

“Cuando escuché hablar del hecho por primera vez enseguida pensé en la ley ‘pies secos, pies mojados’”, expresó Mario Ernesto, que encontró semejanzas entre la tragedia de los viajeros del MS St. Louis y la de los cubanos que escapan de la isla y son devueltos por las autoridades norteamericanas si son encontrados en alta mar.

La trama de El puerto de los cristales rotos describe la angustia de un grupo de judíos a quienes les fue negado llegar a su destino. Entre las múltiples historias, la obra también recrea el momento en que el barco alemán llega hasta las costas estadounidenses, donde a los pasajeros tampoco se les permitió pisar tierra firme.

“La obra denuncia e informa lo más posible acerca del triste suceso. En este caso, he querido señalar específicamente el rechazo injusto de parte de los gobiernos de Cuba y de Estados Unidos, al impedir desembarcar a los 937 pasajeros, en su mayoría refugiados judíos”, precisó el director.

Por su parte, Patricia Suárez, coescritora de la obra, dijo que la obra no solo habla del dolor y de la destrucción, sino de la esperanza. “La esperanza es el combustible que nos hace ir y venir por el mundo, que nos sostiene vivos y luchando por nuestros ideales”, aseveró Suárez.

Sánchez destacó la música original de Mike Porcel, los diseños la escenografía y el vestuario y la utilería de Jorge Noa y Pedro Balmaseda, las luces de Ernesto Padilla, los maquillajes y peinados de Adriana Carbonell, el sonido de Leiter Padilla . Así como la traducción al inglés de Marián Prío para los supertítulos.


 LEER ARTÍCULO COMPLETO

logo-ENH

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos