Menu
RSS

max barbosaMax Barbosa (Palma Soriano, Santiago de Cuba)

Licenciado en Letras por la Universidad de Oriente. Integró los elencos de las agrupaciones Teatro Juvenil de La Habana y las Brigadas Artísticas Francisco Covarrubias. Laboró durante diez años en TeleRebelde - hoy TeleTurquino-, Santiago de Cuba, como actor, escritor y conductor del programa La Trova Santiaguera. Incursionó en la actuación radial en la emisora provincial CMKC. Reside en Miami. Aquí ha escrito para varias publicaciones locales, entre estas, La Voz Católica, El Nuevo Herald, Éxito así como en mundolatino.com (New York) y cubaencuentro.com (Madrid).Dos de sus entrevistas fueron escogidas por la editorial Aduana Vieja para su antologia La crónica más larga. Periodismo cubano en el exilio ( Madrid,2016).  Es periodista de www.teatroenmiami.com desde el pasado siglo.

9. 30 IHTF of Miami Alguna cosita que alivie el sufrir.Photo by Asela Torres.Miami.U.S.APor Max Barbosa – www.TeatroenMiami.com

“Si mal no recuerdo, fue el propio Rine Leal, en una de sus reseñas, quien informó del texto, de su condición fundadora del tema del reencuentro”, explica el crítico habanero Yasmal Alba Garib ( ¿ Para estos tiempos escribió Rine Leal? en  Cubaencuentro, 14-03-2010) a raíz de la publicación de Alguna cosita que alivie el sufrir en Dramaturgia de la Revolución ( 1959-2008). 30 obras en 50 años al cuidado de Omar Valiño, director de la editorial Tablas-Alarco, antología que incluye obras de once dramaturgos de la isla y cinco exiliados.

Lamentablemente René R. Alomá, el autor santiaguero de Cuba, desconoció la opinión de Rine ni pudo presenciar el estreno en lengua española por Avante el 2 de Mayo de 1986 porque falleció poco antes ese mismo año. René salió de Cuba a los diecisiete años rumbo a Canadá. Residió, además, en New York y Londres. En Toronto se inició como director y dramatrugo. A litlle something to ease the pain se estrenó en el St, Laurence Center en 1980.

Mario Ernesto Sánchez rememora el nacimiento del Festival para www.teatroenmiami.com

 

 ¿Por qué la reposición de esta obra?

Como compañía, Avante ha querido celebrar estos 30 años de festivales produciendo la misma obra que presentó el 2 de mayo de 1986 para estrenar el Primer Festival de Teatro Hispano. Para nosotros es una manera de honrar no sólo al festival, sino al teatro de Miami de hace tres décadas. 

¿Es cierto que algunos miembros del elenco participaron en el estreno? ¿Quiénes debutan en este montaje?

Es cierto. Alina Interián (Ana), Edna Schwab (Tía Clara) y María Malgrat (Tía Dilia) han querido estar en este nuevo montaje. Debutan (¿?) Julio Rodríguez (Carlos-Pay), Ana Viña (Doña Cacha), Gerardo Riverón (Julio) y Claudia Quesada (Amelia). Quería un elenco de primera, pero también el que me ha acompañado en otros montajes, porque me conocen y saben lo insoportable que soy como director. También porque han girado con Avante y hemos aprendido a divertirnos juntos. En el caso de Claudia (la más joven), siempre me gusta darle oportunidades a los actores jóvenes, y ella es una graduada aventajada de Prometeo. 

 

Aquel 2 de mayo del 1986 ningún ser humano podía soñar con el restablecimiento de las relaciones entre ambos países tal y como se pretende en estos instantes. ¿Crees que el conflicto dramático que recreas tiene vigencia? ¿Es el texto original?

La obra trata acerca del exilio, ese plato agridulce aderezado por las nostalgias de los que se van y la añoranza de los que se quedan. Es una herida que sigue abierta a través del tiempo. Hasta ahora, el restablecimiento de las relaciones entre ambos países no ha eliminado el exilio ni ha cerrado ninguna herida, creo que las ha abierto más. Tal vez la obra no tenga la vigencia que tuvo en el 1986, pero implica logros y renuncias, beneficios y sacrificios, ilusión y resignación. ¿Acaso estos sentimientos se han eliminado?

 El texto es el original. Solo le pedí a Gilda Santana, nuestra dramaturga residente, que la convirtiera en un acto. Las obras de más de un acto han desaparecido. Ya no tenemos la concentración para regresar a la butaca después de un intermedio. Antes se usaban para comer golosinas y tomarte un trago mientras te enterabas de las últimas noticias y chismes. Ahora cuando asistimos al teatro ya sabemos todo lo ocurrido durante el día.

 

 Santiago de Cuba es caribeña por antonomasia; de ahí su carnaval. Si este es una cosita que alivie el sufrir en la presentación, ¿tu punto de vista será realista con ingredientes melodramáticos en aras de ofrecer esa realidad? ¿Cómo has concebido la música, vestuarios, escenografía, luces y demás elementos en este sentido? 

Como sabes, la obra es extremadamente realista, pero también lo era Al pie del Támesis y logramos un montaje no realista. Sin embargo, con Alguna cosita que alivie el sufrir es mucho más difícil y compleja. Siempre trato de no llegar a tal realismo que no le permita al público imaginarse esa realidad. Así se los pido a los diseñadores, para que utilicen su talento, imaginación y creatividad para lograr ( si es posible) magia en el escenario. Y en esta ocasión queremos usar una escenografía e utilería minimalista para que el público se dedique a oír el texto y ver actuación. Le pudieras preguntar al talentoso equipo técnico de Avante: Mike Porcel (música original y efectos de sonido), Pedro Balmaseda y Jorge Noa (escenografía, vestuario y utilería), y Ernesto Padilla y yo (luces).

 

 Cuando Tatín le confiesa a Pay su verdadera y futura intención pudieras provocar reacciones encontradas aquí y más allá ¿te preocupa?

Busco más el conflicto (de lo que trata el teatro) que la controversia. Presentamos un teatro no-comercial, que no solo entretenga sino que obligue al público a pensar, para que cuando salga de la sala, en vez de estar pensando a dónde iría a cenar, discuta la obra, el tema y los personajes. Si logramos esto, hemos obtenido nuestros objetivos. No hacemos teatro controversial, pero a la vez no nos preocupa las reacciones, ni ahora, ni cuando estrenó el festival, aun habiendo recibido la amenaza de un “acto de repudio” en 1986.

 

 Reminicencias…

Imagínate cuántos recuerdos me trae esta puesta en escena que estrenó mundialmente el 2 de mayo de 1986 y que estrenó el Primer Festival de Teatro Hispano, como se llamó entonces. Desde aquella época quedé muy agradecido con mi amiga Mireya González, porque co-presentamos Alguna cosita que alivie el sufrir en Teatro de Bellas Artes. Agradecido con Joseph Papp (Q.E.P.D.), que nos envió la primera invitación para girar con la obra, representando aMiami en el desaparecido Festival Latino de Nueva York. Agradecido con Miriam Colón Valle, por haberme invitado a dirigir esta obra para abrir la temporada del Puerto Rican Traveling Theatre (Off-Broadway) y lograr el premio a la mejor producción del año. Y por último, agradecido con mi elenco y equipo técnico, porque siendo tan insoportable, todavía me apoyan y no me abandonan con mis locuras.


Alguna cosita que alivie el sufrir. 23,24 y 25 de julio a las 8:30 pm. 26 de julio a las 5:00pm. Carnival Studio Theater.  Adrienne Art Center. 1300 Biscayne Boulevar.

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos